Sabías que…

La carretera se construyó entre 1940 y 1941, fue entonces cuando se construyó el Puente Colgante para que pasaran sobre él las vagonetas.

Las vagonetas iban desde Tierga hasta Calatayud, se conducían por las sirgas que estaban apoyadas en postes y hacían dos viajes diarios. En 1944 dejaron de funcionar.

Antiguamente había dos molinos, uno de aceite y otro de cereal, que se encontraba en la Cerrada a la derecha, y a cargo del molino estaba un hombre de Zaragoza.

Las mujeres lavaban en el Puente Viejo donde el agua del barranco estaba caliente en invierno y fría en verano. Un poco más abajo se aclaraba en una piedra.

Había un calabozo, un Cafetín, un Estanco y en varios sitios han estado ubicadas las Escuelas.

La Purísima llevaba un anillo que se lo regaló el Papa de Toledo.

La calle más alta del pueblo es la del Castillo.

Los mozos del pueblo rondaban a las chicas, iban cantando por las calles del pueblo y pasaban por todas las casas de las mozas. A las guapas les ponían claveles y a las menos guapas les ponían cañiguerra, una hierba que huele muy mal.

Un Santo de la Ermita lleva una casa y según cuentan, si esta se cae, se acaba el mundo.

Junto al Santuario había una fuentecica, en el lugar que aún se señala -frente a la puerta de entrada- y dicen que en vez de agua manaba aceite. Y así fue durante varios siglos. Pero solo manaba la cantidad necesaria para mantener siempre encendida la lámpara del Santísimo Sacramento.
Con el correr del tiempo hubo un ermitaño o santero poco escrupuloso y empezó a tomar el aceite para sus usos particulares y desde entonces se secó la fuente.
Algún tiempo después, cuenta la tradición, empezó a manar de nuevo, pero en vez de aceite fue ya siempre agua como las demás fuentes del pueblo.

No se admiten más comentarios